SISTEMA DE ENTRENAMIENTO CIENTÍFICO POR OCLUSIÓN O ISQUEMIA
El sistema adoptado por NASA y la Agencia Espacial Japonesa JAXAA

Desarrolla fuerza y resistencia muscular en un par de semanas * Fortalece o aumenta musculatura con muy poco carga o peso * Aumenta tu sistema hormonal en forma substancial, hormona del crecimiento GH y IGF-1 en forma natural, sin drogas o suplementos * Mejora tu densidad ósea * Mejora tu rendimiento deportivo y acelera tu recuperación post competencias * Fortalece tu cuerpo aún con otras extremidades lesionadas * Genera adaptación al aumento de presión * Mejora la resistencia capilar * Aumenta tu metabolismo basal sin ejercicios de intensidad.

 

"De lo que se conocía a lo nuevo" El Colegio Americano de Medicina del Deporte (American College of Sports Medicine) siempre ha recomendado para el incremento de la fuerza máxima y masa muscular entrenar con cargas superiores al 70% de 1RM. (RM= 1 repetición al máximo de carga). También estudios en modelos de adaptación al entrenamiento de alta intensidad establecen que es necesario entrenar al menos 4 semanas para inducir adaptaciones estructurales en el músculo esquelético. En cambio hace una década surgió en Japón un nuevo método con restricción de flujo sanguíneo llamado entrenamiento Kaatsu, con el que se han descrito incrementos del área de sección transversal muscular tras un período de 10 días de entrenamiento con una intensidad del solo 20% 1RM. Lo primero sigue siendo correcto, pero estos nuevos descubrimientos abrieron nuevas fronteras y rompieron en el esquema. Que para los verdaderos beneficios hormonales y obntención de fuerza en la actividad fisica se tenían que hacer siempre fuerte, arriba del 70%.
 

Desde entonces, la literatura científica ha sido prolija y ha demostrado que este nuevo entrenamiento de tipo oclusivo o isquémico, que significa entrenamiento con regulación de flujo sanguíneo y de carácter no invasivo, es capaz de incrementar no solo la fuerza y la masa muscular de sujetos de edad y condición física dispares y que han perdido por los años y la inactividad; sino también demostrar de forma substancial los incrementos hormonales de una forma natural, en especial el GH21, mostrando en casos hasta 290 veces de los valores basales. Todo a baja carga! También se ve el incremento general del rendimiento deportivo, su recuperación y mejora en densidad ósea. Hoy y después muchos estudios y resultados satisfactorios demostrados en papers por prestigiadas universidades el Colegio Americano de Medicina del Deporte como otros científicos y casa de estudios le han dado el gran respaldo a esta metodología, como complemento o alternativa de entrenamiento. Si bien producto de estos avances ahora yo utilizo dos metodologías en mis deportistas; clientes de edad, principiantes inactivos, algunos con previos problemas coronarios, articulares o convaleciente por lesiones o cierto tipo de cirugías, el método descubierto por el Dr. Sato parece ser el más que ideal para los últimos mencionados. En el otro extremo tenemos a deportistas más avanzados en busca de aún mejores rendimientos y éste sistema ha demostrado ser una gran herramienta por el beneficio de los aumentos hormonales, que no solo ayudan al desarrollo de más fuerza y resistencia muscular en solo un par de semanas, sino también a acelerar la recuperación y reparación de tejidos en el deportista.
 

¿Cómo lo parto aplicando?

Los rangos de aplicación de presión varían entre 60 a 140 Mm./Hg. para el tren superior y 140 a 260 Mm./Hg. para el tren inferior. En Chilenos se ha trabajado a rangos máximos de 240 Mm./Hg (Mm.Hg= Milímetros de Mercurio)

Usamos una tabla teórica dependiendo de cada persona, su presión arterial, condición y edad. El aumento irá de forma dosificada con las sesiones y en incrementos de solo 10 Mm./Hg. Se hace un periodo de adaptación de alómenos una semana, dependiendo del sujeto. 
 

La rutina de calentamiento consiste en ir generando en la persona una adaptación de los vasos al aumento de la presión. Ejemplo: Ocluimos por 1 minuto con un ejercicio de movimiento lento y sin peso. Posteriormente des-ocluimos totalmente con una pausa de 30 segundos. A razón de la oclusión previa se creará una hiperemia y va a aumentar el riego en la zona, porque hubo una limitación de la reserva. Después volveremos a ocluir y esto ocurrirá: En los vasos se produjo un aumento del contenido de sangre y nuestro sistema solventará esto gracias a la capacidad venosa y la elasticidad arterial. Tendremos aumentada la presión dentro de los vasos y esto es uno de los puntos clave que generarán los cambios y beneficios. Luego de todo este procedimiento podremos recién continuar con el trabajo central de la rutina en forma ocluida. Para poder llegar a ser trabajos de esta intensidad de presión debemos adaptar responsablemente al entrenado. La adaptación va a demorar entre una, dos y más semanas, dependiendo de la edad de la persona y las condiciones que tenga.


Concideraciones

El material que viene a continuación es el resumen de muchos estudios e información científica recopilada por dos destacados profesionales de España que tienen el único objetivo de educar y compartir con ustedes los otros tipos de metodologías existentes con la cual yo también trabajo ahora como Coach y aplico a mis clientes y deportistas en busca de diferentes objetivos. Pero en ningún caso publico esta información para que su contenido sea imitado, ni emulado sin los conocimientos técnicos y las herramientas necesarias para emplear este tipo de entrenamiento isquemico. Esto incluye a entrenadores. Sugerimos no inventar o usar dispositivos de oclusión artesanal, ni vendas, sondas o ningún tipo de elemento que restrinja el flujo sanguíneo para poder imitar la metodología del Dr. Sato sin un medidor de presión ya que puede poner en serio en riesgo al entrenado. El entrenamiento siempre se aplica por un tercero calificado. No se puede aplicar solo, aunque se tenga conociemientos.

Este es un método de entrenamiento muy seguro, con los conocimientos y el uso de instrumental adecuado. No tiene efectos secundarios y no trae más que beneficios. Ya se cuenta con los estudios de tres Universidades Chilenas que respaldan los extensos estudios de Universidades extranjeras. Pero la persona que realice este tipo de entrenamiento en otro individuo debiese ser acreditado por una casa de estudio, para asegurar que comprende bien los parámetros de Mm./Hg. que debe aplicar a su entrenado y que varían caso a caso. También que el equipamiento o instrumental D.N.O (Dispositivo Neumático de Oclusión) que se utiliza no sea hechizo u origen casero y sea solo fabricado por una empresa que se dedique al instrumental medico.


Coach Fernando Reeve: Acreditado en Entrenamiento por Oclusión. Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, DEFDER y la Sociedad Chilena de Kinesiología del Deporte.   info@chilidogfitness.cl

 

Resumen de los estudios por los destacados académicos:

 

Msc. Juan Martín Hernández*
PhD. Juan Azael Herrero Alonso**

*Becario FPI de la Junta de Castilla y León, Universidad Europea
Miguel de Cervantes, Valladolid. Investigador colaborador del Centro de
Investigación en Discapacidad Física de la Fundación ASPAYM CyL, Valladolid

**NSCA-CPT. Profesor titular de la Universidad Europea

Miguel de Cervantes, Valladolid. Director del Centro de Investigación

en Discapacidad Física de la Fundación ASPAYM CyL, Valladolid

 

Introducción

En Japón, en el año 1983, se autorizó y se puso a disposición del público una nueva metodología de entrenamiento. Su inventor, Yoshiaki Sato, desarrolló esta nueva técnica gracias a subvenciones estatales, adscritas a un plan para el incremento de la autonomía de los ancianos japoneses. En vista de los resultados obtenidos tras los primeros estudios, Yoshiaki Sato comercializó este método de entrenamiento bajo el nombre de Kaatsu1. En la actualidad, el entrenamiento Kaatsu es ampliamente utilizado en centros de fitness y rehabilitación de Japón. Su gran éxito en el país nipón despertó el interés de los científicos occidentales, lo que ha supuesto que las publicaciones científicas en revistas internacionales se hayan multiplicado en la última década. En el mundo occidental se conoce al entrenamiento Kaatsu por diversos nombres, como “blood flow restriction training”, entrenamiento con restricción del flujo sanguíneo, “occlusive training”, entrenamiento oclusivo, “vascular occlusion training”, entrenamiento con oclusión vascular, “ischemic training”, entrenamiento isquémico o “training with local ischemia”, entrenamiento con isquemia local.


Esta revisión pretende, con un carácter divulgativo, ofrecer una visión general, basada en la evidencia científica, de las respuestas y adaptaciones inducidas por el uso de este tipo de entrenamiento, así como discutir sus principales mecanismos fisiológicos de acción. Por último, también pretende aportar directrices para su aplicación práctica, dirigidas a estudiantes y profesionales de la salud y el ejercicio físico.
 

¿Qué es el entrenamiento Kaatsu?

Durante el ejercicio, el aparato circulatorio adapta su respuesta a las necesidades del organismo aportando oxígeno, que se emplea como combustible, y retirando los deshechos del metabolismo para evitar un incremento de la acidosis muscular. Contribuye, en definitiva, a mantener un estado de homeostasis, a retrasar la aparición de la fatiga y a acelerar la recuperación tras el esfuerzo. El entrenamiento tradicional utiliza cargas mecánicas muy elevadas para romper la homeostasis y someter al organismo a un grado de estrés metabólico, mecánico y nervioso. Se ha demostrado que someter al organismo a una sucesión de cargas de alta intensidad incrementa el reclutamiento de fibras rápidas, agota los depósitos de sustratos energéticos inmediatos, aumenta la frecuencia y la amplitud de la señal electromiográfica e induce una marcada respuesta endocrina. Todos estos elementos se interrelacionan entre sí para que el resultado final del entrenamiento sea un desequilibrio entre la tasa de degradación de proteínas y su tasa de síntesis, que es el mecanismo a través del cual se estimula la síntesis de proteínas contráctiles – actina y miosina – que dará lugar a la hipertrofia muscular2. El ASCM recomienda entrenar con cargas superiores al 70%1RM para conseguir el mayor incremento de masa muscular posible tras un período de entrenamiento3. Del mismo modo, se ha demostrado que cargas de baja intensidad no son suficientes para inducir adaptaciones musculares estructurales4. En cambio, hay evidencias que indican que tras un período ejercicio de baja intensidad suplementado con isquemia local puede observarse hipertrofia muscular.
 

El entrenamiento oclusivo consiste, por tanto, en la restricción del flujo sanguíneo – tanto aferente como eferente – durante un ejercicio de baja intensidad. Esto reduce el aporte arterial y el aclarado venoso; es decir, cambia drásticamente la exigencia metabólica del ejercicio 5. La oclusión siempre se genera en la parte proximal de la extremidad que se desea entrenar. Para ocluir un miembro pueden utilizarse bandas elásticas, cintas velcro, torniquetes neumáticos electrónicos o manuales y cualquier otro dispositivo de invención casera. La marca registrada Kaatsu® comercializa sus propios aparatos, que controlan automáticamente la presión de oclusión, aunque son difíciles de conseguir en el mercado occidental. En la literatura científica, la presión de oclusión se mide en milímetros de mercurio (mmHg) y su valor se emplea para estimar la reducción del flujo sanguíneo inducida por la cincha. Así, se han utilizado presiones que oscilan entre los 50 y más de 200mmHg6. Cuando se utilizan dispositivos que no proporcionan información sobre la presión de la cincha; por ejemplo, bandas elásticas, la medida de oclusión se polariza en oclusión total (la onda de pulso desaparece por completo) y oclusión parcial (se detecta pulso en la zona distal de la cincha).
 

La sesión de entrenamiento oclusivo más empleada en la investigación se compone, normalmente, de 3 a 5 series hasta alcanzar el fallo volitivo, con una intensidad del 20-50%1RM, un ritmo de ejecución 2:2 y un descanso entre series de 30s-1min. El nivel de oclusión suele ser parcial5. Los resultados de nuestro laboratorio indican que este tipo de sesiones llevadas a cabo con oclusión total generan dolor, entumecimiento y pérdida notable de sensibilidad en la zona distal de la extremidad durante la ejecución de los ejercicios.
 

Además, la mayoría de los sujetos no son capaces de realizar más de 3 series al fallo con descansos de 30s si la oclusión es completa. Normalmente, la presión se mantiene durante los períodos de descanso y es liberada inmediatamente tras finalizar la sesión. El tiempo total de oclusión no suele superar los 10-15 min por sesión, y suelen realizarse entre 2-5 sesiones por semana.


Efectos agudos del entrenamiento Kaatsu
Activación electromiográfica

 

El descenso de la presión de oxígeno en el tejido muscular tiene un alto impacto sobre la eficiencia del miocito, ya que disminuye su tensión e incrementa su consumo metabólico en proporción al grado de hipoxia 5; es decir, ante un mismo estímulo, un miocito en condiciones de normoxia es capaz de generar una tensión x con un coste metabólico y; en cambio, tras un descenso de la presión de oxígeno, dicho estímulo generará una tensión inferior a x con un coste metabólico muy superior a y. Este hecho, traducido a un plano práctico, significa que realizar un determinado gesto en hipoxia implica una menor tensión muscular y un mayor consumo metabólico, en comparación con realizar dicho gesto en normoxia. Concretamente, se ha demostrado en perros que una reducción del 67% del aporte arterial de oxígeno reduce en un 30% la fuerza evocada por un determinado estímulo eléctrico7. En humanos, se ha observado que la falta de oxígeno induce una reducción de la fuerza evocada por sucesivos estímulos eléctricos directamente proporcional al grado de isquemia8. En este sentido, algunos autores sugieren que puede producirse una respuesta compensatoria, que incremente el reclutamiento de fibras para paliar la falta de eficiencia9, aunque los resultados al respecto resultan equívocos. Este cambio en el patrón de reclutamiento incluye una mayor solicitación de fibras rápidas10 y hay evidencias que demuestran que el ejercicio de baja intensidad con oclusión incrementa la activación muscular durante ejercicios isotónicos11, isométricos 12 e isocinéticos 13, aunque no hay pruebas sólidas que demuestren que lo haga más que el mismo ejercicio sin oclusión. Al parecer, la oclusión induce la aparición temprana de fatiga8 ,14 ,15 ENREF 8, posiblemente debido al predominio de la vía metabólica glucolítica impuesto por la hipoxia16, pero un ejercicio isotónico de baja intensidad no ha demostrado producir una mayor activación que el mismo ejercicio sin oclusión14. Por tanto, a pesar de que no se puede afirmar con seguridad que el ejercicio de baja intensidad combinado con oclusión induzca un incremento del iEMG con respecto al mismo ejercicio realizado sin oclusión, parece seguro que la hipoxia altera el patrón de reclutamiento, que se refleja en un incremento de la actividad de las fibras rápidas.
 

Acumulación metabólica y respuesta hormonal

Se ha demostrado que el incremento de la tasa metabólica glucolítica durante el entrenamiento en oclusión, unido a la restricción del aclarado venoso, tiene como consecuencia una acumulación de metabolitos de desecho en la zona ocluida. Así, se ha observado un incremento significativo de lactato (La)11 ,17-21 y, con seguridad, de adenosina, K+ y H+ 9 tras una sesión de ejercicio en oclusión. Esto conlleva un descenso del pH intramuscular que podría estimular un reflejo químico, mediado por las fibras aferentes III y IV, que estimule la secreción hipofisaria de hormona del crecimiento (GH).
 

Tras detectar un incremento de hasta 290 veces los valores basales de GH21, así como una respuesta consistente del ejercicio en oclusión a esta hormona 12 ,17-20 ,22 ,23, se propuso la respuesta a la GH como principal responsable la de hipertrofia tras el entrenamiento en oclusión. En cambio, tanto la relación de la acumulación metabólica con la secreción de GH como la relación de la GH con el mecanismo de hipertrofia muscular son controvertidas. Por ejemplo, a pesar de que hay estudios en los que la cinética del La y la GH son coincidentes, Reeves et al. 19 describieron que, a pesar de que el entrenamiento oclusivo indujo un incremento significativamente mayor de GH que un grupo de entrenamiento con la circulación libre, no hubo diferencias en los niveles de La alcanzados por ambos grupos. En este mismo sentido, también se ha observado cómo algunos pacientes con la enfermedad de McArdle, incapaces de generar La, son capaces de segregar GH tras una sesión de entrenamiento tradicional. Por otro lado, tampoco se ha demostrado que la GH sea responsable de incrementar la síntesis proteica, ni que tenga una influencia directa en el proceso de hipertrofia muscular, como demuestra que Wilkinson et al.24 descubriesen un incremento significativo del tamaño muscular de un grupo de sujetos que no presentaron ninguna respuesta sistémica a la GH. Igualmente, se ha demostrado que la administración de GH recombinada no tiene ningún efecto sobre el balance proteico muscular 9. Por tanto, debido a la falta de evidencias de que su efecto anabólico sea directo, parece poco probable que la vía de la GH sea la única que participe en el proceso de hipertrofia muscular 25.
 

La respuesta del factor insulínico de crecimiento 1 (IGF-1) al ejercicio en oclusión también parece ser variable. Abe et al. 26, descubrieron un incremento de la concentración basal de IGF-1 tras dos semanas de entrenamiento oclusivo y atribuyeron este hecho a un incremento de los valores basales de GH, especulando que el incremento de la actividad de GH podría haber conducido a la respuesta del IGF-1. Los valores de GH no fueron cuantificados en dicho estudio, aunque resultados de otros trabajos han encontrado diferencias en la cinética de la GH y el IGF-1 que hacen insostenible esa relación20.
 

Síntesis proteica

El desequilibrio y el estrés inducidos por la carga mecánica del ejercicio son los responsables de que se produzca un incremento en el transporte de aminoácidos dentro de la célula muscular, que derivará en un incremento de la síntesis de los componentes proteicos funcionales del músculo: actina y miosina. Por tanto, independientemente del gradiente hormonal, la hipertrofia muscular es el resultado de un desequilibrio entre la tasa de degradación de las proteínas y su tasa de síntesis. El mecanismo de acumulación metabólica y la elevada respuesta de la GH al ejercicio en oclusión podrían, por tanto, tener un papel únicamente regulador a nivel metabólico y no en el balance de síntesis proteica27. En este sentido, algunos autores han demostrado que pueden producirse adaptaciones estructurales sin elevaciones de los niveles de GH 2 ni de testosterona27. De hecho, el entrenamiento oclusivo ha demostrado incrementar el tamaño muscular a pesar de estimular pobremente la secreción de IGF-1 y no mostrar apenas respuesta a la testosterona 17 27. Un trabajo ha demostrado que, a diferencia de lo establecido en las recomendaciones del ACSM, la realización de 4 series al fallo con un 30%1RM puede incrementar la tasa de síntesis proteica en la misma medida que si se realizasen con un 90%1RM2. Loenneke2 reflexionan, en un interesante estudio de revisión, la posible preeminencia del volumen sobre la intensidad en la estimulación de la síntesis proteica, ya que el entrenamiento oclusivo ha demostrado inducir un incremento en la tasa de síntesis proteica tras una sesión de ejercicio con cargas de baja intensidad (20%1RM) 17 ,28.
 

A pesar de que aún no se han determinado las causas exactas que conducen a la hipertrofia muscular en el entrenamiento oclusivo, parece claro que éste induce una elevación aguda de la síntesis proteica y que, además, es posible que lo haga sin intervención de hormonas anabólicas como la testosterona o el IGF-1. En vista de estas evidencias, también se ha especulado que los procesos de hipertrofia del entrenamiento tradicional y los entrenamiento oclusivo podrían diferir entre sí 27.
 

Efectos crónicos del entrenamiento Kaatsu

Adaptaciones de la fuerza y la masa muscular
 

No cabe duda de que el entrenamiento oclusivo, aplicado en las condiciones descritas en la literatura, induce adaptaciones positivas de la función y la estructura muscular. A lo largo de una década se ha llevado a cabo un gran número de estudios que han ayudado a determinar la influencia de las distintas variables del entrenamiento (duración, descansos, volumen, intensidad, nivel de oclusión, etc.) sobre las respuestas y adaptaciones de nuestro organismo al ejercicio con restricción del flujo sanguíneo. Recientemente, a través de la técnica de metaanálisis, Loenneke29 han analizado conjuntamente todos los resultados de todos estos trabajos, asentando una fuerte evidencia sobre múltiples aspectos del entrenamiento en oclusión. Entre sus conclusiones hay una que no admite duda: el entrenamiento de baja intensidad con oclusión resulta más eficaz para la hipertrofia y el incremento de la fuerza máxima que un entrenamiento de las mismas características sin oclusión suplementaria.
 

Estos resultados han sido observados tras la aplicación de distintas modalidades de entrenamiento oclusivo; por ejemplo, dos trabajos demostraron que caminar con oclusión en ambas piernas en un tapiz rodante, tanto a 3 como a 4km/h durante 3 semanas, resulta en un incremento del área de sección transversal (AST) de los músculos del muslo, mientras que el mismo entrenamiento sin oclusión, no tiene ningún efecto sobre el AST 22 ,30. Si la oclusión se aplica durante ejercicios isotónicos de baja intensidad en sujetos sedentarios, los resultados son similares 23,26. En jugadores de rugby, con experiencia en el entrenamiento de fuerza, 8 semanas de entrenamiento en oclusión, 2 días por semana, con un 50%1RM, indujeron un incremento del AST del cuádriceps del 12%. Los autores no recolectaron datos del AST del grupo de control, que realizó el mismo ejercicio sin oclusión. En cambio, los valores de fuerza tras el entrenamiento fueron muy superiores en el grupo de oclusión (incrementos de 14,3% y el 3,2%, respectivamente) 13. Por desgracia, estas afirmaciones no pueden aún extenderse al entrenamiento tradicional de alta intensidad. Sólo un trabajo ha comparado las adaptaciones inducidas por una periodización de entrenamiento de baja intensidad en oclusión con las de un entrenamiento de alta intensidad. A pesar de que las ganancias de fuerza del grupo de alta intensidad fueron notablemente superiores, el nivel de hipertrofia alcanzado tras las 12 semanas de entrenamiento fue similar entre ambos grupos31.


En su concepción, en entrenamiento oclusivo pretendía ser un método para el fomento de la independencia de las personas mayores, por lo que pueden encontrarse fácilmente trabajos al respecto 32. El entrenamiento oclusivo no sólo ha demostrado ser útil para la mejora de fuerza y la masa muscular de personas mayores 11 ,30 ,32-34, sino también para prevenir la atrofia de personas encamadas35 ,36, de enfermos renales37, o pacientes en período de rehabilitación tras una intervención quirúrgica38. Dado que está fuera del objetivo de este trabajo continuar profundizando en los efectos del entrenamiento en oclusión sobre la fuerza y la hipertrofia, para más información se recomienda la consulta de los siguientes trabajos de revisión 5 ,6 ,29 ,32 ,39 ,40.
 

Modelo de adaptación

En 1988, Sale41 elaboró un modelo cronológico que describe las adaptaciones de la función y estructura musculares al entrenamiento con resistencias de alta intensidad. Según este modelo (Figura 1), las adaptaciones neurológicas son las primeras en producirse y tienen lugar durante las primeras semanas de entrenamiento. En cambio, las adaptaciones estructurales comienzan en torno a las 4 semanas. Abe22 fueron los primeros en observar que el entrenamiento en oclusión producía cambios estructurales significativos en el músculo tras sólo 5 días de ejercicio de baja intensidad en oclusión. En este sentido, un metaanálisis reciente ha establecido que, mientras que las adaptaciones estructurales son constantes a lo largo del período de entrenamiento con oclusión, las adaptaciones en la fuerza muscular no alcanzan valores significativos hasta pasadas 10 semanas (Figura 2) 29, lo que sugiere un modelo de adaptación inverso al del ejercicio tradicional. Algunos autores han determinado que tras un entrenamiento de baja intensidad con oclusión, la ratio fuerza-unidad de superficie del AST permanece constante 13 ,22 ENREF17, lo que refuerza la teoría de que no se hayan producido adaptaciones neurológicas significativas al entrenamiento o que, en caso de haberlo hecho, un descenso de la eficiencia muscular de origen inflamatorio o estructural enmascare dicha adaptación.

Un incremento de los ángulos de peneación tras el entrenamiento reduce la capacidad de transmitir fuerza de las fibras musculares al tendón, lo que podría alterar la tensión específica, así como la ratio fuerza por unidad de AST42. Se ha sugerido que la inflamación y el incremento de la perfusión vascular durante el ejercicio, que especialmente se produce durante el entrenamiento en oclusión11 ,43, podrían ser los responsables de dichas modificaciones estructurales44. A pesar de que se ha descrito que estos cambios revierten 30min tras una sesión de ejercicio tradicional 44, no hay en nuestro conocimiento ningún trabajo que haya estudiado el curso de modificaciones estructurales tras un entrenamiento en oclusión.

 

Figura 1. Modelo de adaptación funcional y estructural a una periodización de entrenamiento tradicional de fuerza de alta intensidad. Extraído de Sale (1988).

Figura 2. Modelos de adaptación funcional y estructural a una periodización de entrenamiento tradicional de alta intensidad (modelo de Sale, Figura 1) y a una periodización de entrenamiento de baja intensidad con restricción del flujo sanguíneo. Extraído de Loenneke et al. (2011). T-RT: entrenamiento tradicional con resistencias. LI-BFR: entrenamiento de baja intensidad con restricción del flujo sanguíneo.

Aspectos prácticos del entrenamiento Kaatsu

Dosis de entrenamiento oclusivo


Intensidad

La oclusión de ha utilizado como suplemento a diferentes intensidades de entrenamiento. Ha demostrado ser efectivo en combinación con cargas de baja (20-30%1RM)15 ,23 ,26 ,33 ,45-47 , media (30-50%1RM)11 ,13 ,42 ,43 ,48-50 y alta intensidad 49, así como en ejercicios con el peso corporal 34 ,51 y durante la marcha 30 ,52, aunque el mayor tamaño del efecto sobre la hipertrofia y la fuerza muscular se ha registrado durante el entrenamiento de baja intensidad 29. Además, la oclusión ha demostrado no tener ningún efecto como suplemento al entrenamiento de alta intensidad14 ,49. El entrenamiento isotónico ha resultado ser el más eficaz, aunque los entrenamientos con autocargas y los entrenamientos de marcha en oclusión han demostrado ser más eficaces que realizar el mismo ejercicio sin oclusión.
 

Volumen

El volumen total por sesión también es altamente variable entre diseños. Algunos de ellos utilizan un número de series y repeticiones fijas22 ,30 ,33 ,47, mientras que otros establecen el fallo como objetivo en todas las series11 ,13 ,15 ,43 ,45. El mayor tamaño del efecto para el entrenamiento de la fuerza se ha registrado durante sesiones de 60-70 repeticiones29. Un entrenamiento de 3 series al fallo en oclusión con una carga comprendida entre el 20 y el 50%1RM con una cadencia 2:2, suele permitir a los sujetos realizar entre 30-50 repeticiones por sesión5. La sesión de entrenamiento en oclusión más efectiva debería de componerte de 4-5 series al fallo.
 

Descansos

Una de las claves del entrenamiento en oclusión es la exigencia metabólica, sobre la que los descansos tienen una gran influencia. Se ha demostrado que minimizar los descansos puede incrementar de forma directa los efectos de un determinado protocolo de entrenamiento sobre la fuerza, la resistencia a la fuerza y la masa muscular 2. Como determinante del estrés metabólico inducido por el entrenamiento, se recomienda la utilización de descansos de 30s, que favorezcan una recuperación parcial entre series 29.
 

Duración del entrenamiento

La duración total de los entrenamientos en la literatura sobre oclusión se comprende entre los 10 días22 y las 16 semanas11. Las adaptaciones a la fuerza y el AST han demostrado relacionarse directamente con la duración del entrenamiento. También hay notables diferencias en el número de días y entrenamientos por día que se han propuesto. Los protocolos más exigentes han incluido 5 días de entrenamiento con 2 sesiones diarias26, aunque éstos no han sido los protocolos más eficaces. La frecuencia de entrenamientos más efectiva para el incremento de la fuerza y el tamaño muscular es una sesión por día, 2-3 días por semana 29.


Otros aspectos prácticos

Presión de oclusión y torniquetes

A pesar de que en todos los estudios se ha empleado la medida de presión en mmHg como factor regulador de la intensidad del entrenamiento, esto podría constituir un error por varios motivos. En primer lugar, el efecto de la presión externa sobre el flujo sanguíneo depende de múltiples factores (ej. grosor muscular, composición corporal, perímetro del miembro) y ha demostrado ser altamente variable entre sujetos53. Por otro lado, también el grosor del torniquete tiene una influencia directa sobre la restricción que genera con un nivel dado de presión6. De hecho, ni siquiera el completo metaanálisis de Loenneke et al.29 ha contemplado la anchura de los torniquetes como un factor determinante, a pesar de recomendar, tanto para la fuerza como para la hipertrofia, presiones de oclusión comprendidas entre los 160-240mmHg. Resultados preliminares de nuestro laboratorio demuestran que, en ese rango de presión, un torniquete estrecho induce una oclusión parcial, mientras que un torniquete ancho induce una oclusión total. Aún son necesarios estudios que comparen los efectos del entrenamiento oclusivo con diferentes reducciones del flujo sanguíneo. Basándonos en resultados de nuestras investigaciones y por motivos de seguridad, se recomienda el uso de torniquetes o bandas elásticas que induzcan una restricción parcial del flujo sanguíneo. El registro de pulso en la zona distal a la oclusión es indicativo de que aún se ha sobrepasado el umbral de oclusión total.


Seguridad del entrenamiento oclusivo

A pesar del creciente número de evidencias que demuestran su eficacia, el uso de la isquemia tisular suscita obvias reticencias, centradas principalmente en posibles respuestas cardiovasculares adversas, formación y liberación de coágulos sanguíneos y daños nerviosos y musculares5. Se han llevado a cabo estudios sobre la seguridad de su aplicación y, hasta la fecha, no se han encontrado marcadores plasmáticos de alteraciones de la coagulación tras una sesión de ejercicio con isquemia moderada54. En esta misma línea de estudios que avalan la seguridad de la técnica, tampoco parece afectar a la producción de especies reactivas de oxígeno, medidas a través del peróxido lipídico13, glutatión y carbonilos plasmáticos55, ni de marcadores de daño muscular, como la creatín kinasa22.
 

Un amplio estudio ha descrito los efectos adversos observados tras una sesión de ejercicio en isquemia. En total, se computaron más de 30000 sesiones, y se describieron como efectos secundarios más comunes hematoma (13,1%), adormecimiento del miembro (1,3%) y mareo ligero (0,3%)56. Efectos secundarios graves, como trombosis venosa, se han manifestado muy raramente (0,06%), con una tasa de incidencia incluso menor a la media general asiática (0,2-0,6%)5. Este estudio incluye sesiones llevadas a cabo con pacientes de todos los rangos de edad, así como sesiones de ejercicio isquemia severa. En definitiva, en personas sanas, la isquemia moderada y ligera ha mostrado ser segura aplicada en las condiciones descritas en la literatura, no así la isquemia severa. En cualquier caso, se desaconseja su aplicación a personas con factores de riesgo cardiovascular.



Bibliografía

1.         Sato Y. The history and future of KAATSU training. Int J Kaatsu Training Res. 2005;1:1-5pp. 
2.         Loenneke, J. y Cols. Blood flow restriction: The metabolite/volume threshold theory. Med Hypotheses. 2011. 
3.         Kraemer, W.y Cols American College of Sports Medicine position stand. Progression models in resistance training for healthy adults. Med Sci Sports Exerc. 2002;34(2):364-80pp. 
4.         Campos, G y Cols. Muscular adaptations in response to three different resistance-training regimens: specificity of repetition maximum training zones. Eur J Appl Physiol. 2002;88(1-2):50-60pp. 
5.         Manini, T, y Clark B. Blood flow restricted exercise and skeletal muscle health. Exerc Sport Sci Rev. 2009;37(2):78-85pp. 
6.         Wernbom, M y Cols. Ischemic strength training: a low-load alternative to heavy resistance exercise? Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports. 2008;18(4):401-16pp. 
7.         Hogan, M. y Cols Effect of gradual reduction in O2 delivery on intracellular homeostasis in contracting skeletal muscle. Journal of Applied Physiology. 1996;80(4):1313-21pp. 
8.         Murthy, G y Cols. Ischemia causes muscle fatigue. Journal of Orthopaedic Research. 2001;19(3):436-40pp. 
9.         Loenneke, J. y Cols. A mechanistic approach to blood flow occlusion. Int J Sports Med. 2010;31(1):1-4pp. 
10.       Moritani, T y Cols. Oxygen availability and motor unit activity in humans. Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1992;64(6):552-6pp. 
11.       Takarada, Y y Cols. Effects of resistance exercise combined with moderate vascular occlusion on muscular function in humans. J Appl Physiol. 2000;88(6):2097-106pp. 
12.       Pierce, J. y Cols. Growth hormone and muscle function responses to skeletal muscle ischemia. J Appl Physiol. 2006;101(6):1588-95pp. 
13.       Takarada, Y. y Cols. Effects of resistance exercise combined with vascular occlusion on muscle function in athletes. Eur J Appl Physiol. 2002;86(4):308-14pp. 
14.       Wernbom, M. y Cols. Effects of vascular occlusion on muscular endurance in dynamic knee extension exercise at different submaximal loads. Journal of Strength and Conditioning Research. 2006;20(2):372-77pp. 
15.       Cook, S. y Cols. Effects of exercise load and blood-flow restriction on skeletal muscle function. Medicine and Science in Sports and Exercise. 2007;39:1708-13pp. 
16.       Greenhaff, P. y Cols. Energy metabolism in single human muscle fibres during intermittent contraction with occluded circulation. J Physiol. 1993;460:443-53pp. 
17.       Fujita, S. y Cols. Blood flow restriction during low-intensity resistance exercise increases S6K1 phosphorylation and muscle protein synthesis. J Appl Physiol. 2007;103(3):903-10pp. 
18.       Madarame, H. y Cols. Endocrine responses to upper- and lower-limb resistance exercises with blood flow restriction. Acta Physiol Hung. 2010;97(2):192-200pp. 
19.       Reeves, G. y Cols. Comparison of hormone responses following light resistance exercise with partial vascular occlusion and moderately difficult resistance exercise without occlusion. J Appl Physiol. 2006;101(6):1616-22pp. 
20.       Takano, H. y Cols. Hemodynamic and hormonal responses to a short-term low-intensity resistance exercise with the reduction of muscle blood flow. Eur J Appl Physiol. 2005;95(1):65-73pp. 
21.       Takarada, Y. y Cols. Rapid increase in plasma growth hormone after low-intensity resistance exercise with vascular occlusion. J Appl Physiol. 2000;88(1):61-5pp. 
22.       Abe, T. y Cols. Muscle size and strength are increased following walk training with restricted venous blood flow from the leg muscle, Kaatsu-walk training. J Appl Physiol. 2006;100(5):1460-6pp. 
23.       Takarada, Y, y Cols. Cooperative effects of exercise and occlusive stimuli on muscular function in low-intensity resistance exercise with moderate vascular occlusion. Japanese Journal of Physiology. 2004;54(6):585-92pp. 
24.       Wilkinson, S. y Cols. Hypertrophy with unilateral resistance exercise occurs without increases in endogenous anabolic hormone concentration. Eur J Appl Physiol. 2006;98(6):546-55pp. 
25.       Rennie, M. Claims for the anabolic effects of growth hormone: a case of the emperor's new clothes? Br J Sports Med. 2003;37(2):100-5pp. 
26.       Abe, T. y Cols. Skeletal muscle size and circulating IGF-1 are increased after two weeks of daily "KAATSU" resistance training. Int J Kaatsu Training Res. 2005;1:6-12pp. 
27.       Loenneke, J. y y Cols. Acute and chronic testosterone response to blood flow restricted exercise. Horm Metab Res. 2011;43(10):669-73pp. 
28.       Fry, C. y Cols. Blood flow restriction exercise stimulates mTORC1 signaling and muscle protein synthesis in older men. J Appl Physiol. 2010;108(5):1199-209pp. 
29.       Loenneke, J. y Cols. Low intensity blood flow restriction training: a meta-analysis. Eur J Appl Physiol, 2011. 
30.       Abe, T. y Cols. Effects of low-intensity walk training with restricted leg blood flow on muscle strength and aerobic capacity in older adults. J Geriatr Phys Ther. 2010;33(1):34-40pp. 
31.       Kubo, K. Effects of low-load resistance training with vascular occlusion on the mechanical properties of muscle and tendon. J Appl Biomech. 2006;22(2):112-9pp. 
32.       Martín-Hernández, J. y Cols. El ejercicio físico suplementado con isquemia tisular como método de prevención de la atrofia muscular. Archivos de Medicina del Deporte. 2011;28(5):383-94pp. 
33.       Karabulut, M. y Cols. The effects of low-intensity resistance training with vascular restriction on leg muscle strength in older men. Eur J Appl Physiol. 2010;108(1):147-55pp. 
34.       Yokokawa, Y y Cols.. Effects of low-intensity resistance exercise with vascular occlusion on physical function in healthy elderly people. Biosci Trends. 2008;2(3):117-23pp. 
35.       Kubota, A. y Cols. Prevention of disuse muscular weakness by restriction of blood flow. Med Sci Sports Exerc. 2008;40(3):529-34pp. 
36.       Takarada, Y. y Cols. Applications of vascular occlusion diminish disuse atrophy of knee extensor muscles. Med Sci Sports Exerc. 2000;32(12):2035-9pp. 
37.       Rus, R. y Cols. Effects of handgrip training and intermittent compression of upper arm veins on forearm vessels in patients with end-stage renal failure. Ther Apher Dial. 2005;9(3):241-4pp. 
38.       Ohta, H. y Cols. Low-load resistance muscular training with moderate restriction of blood flow after anterior cruciate ligament reconstruction. Acta Orthop Scand. 2003;74(1):62-8pp. 
39.       Loenneke, J. y Cols. The use of occlusion training to produce muscle hypertrophy. Strength and Conditioning Journal. 2009;31(3):77-84pp. 
40.       Martín-Hernández, J. y Cols. Revisión de los procesos de hipertrofia muscular inducida por el entrenamiento de fuerza oclusivo. Revista Andaluza de Medicina del Deporte. 2011. (In press) 
41.       Sale, D. Neural adaptation to resistance training. Med Sci Sports Exerc. 1988;20(5 Suppl):S135-45pp. 
42.       Kawakami, Y. The effects of strength training on muscular architecture in humans. Int J Sports Health Sci. 2005;3:208-17pp. 
43.       Moore, D. Neuromuscular adaptations in human muscle following low intensity resistance training with vascular occlusion. Eur J Appl Physiol. 2004;92(4-5):399-406pp. 
44.       Csapo, R. Time kinetics of acute changes in muscle architecture in response to resistance exercise. J Sci Med Sport. 2011;14(3):270-4pp. 
45.       Clark, B. Relative safety of 4 weeks of blood flow-restricted resistance exercise in young, healthy adults. Scand J Med Sci Sports. 2010. 
46.       Patterson S. y Ferguson R. Increase in calf post-occlusive blood flow and strength following short-term resistance exercise training with blood flow restriction in young women. Eur J Appl Physiol. 2010;108(5):1025-33pp. 
47.       Yasuda, T. Effects of low-intensity bench press training with restricted arm muscle blood flow on chest muscle hypertrophy: a pilot study. Clin Physiol Funct Imaging. 2010;30(5):338-43pp. 
48.       Burgomaste,r K. y Cols. Resistance training with vascular occlusion: Metabolic adaptations in human muscle. Medicine and Science in Sports and Exercise. 2003;35(7):1203-08pp. 
49.       Laurentino, G. Effects of strength training and vascular occlusion. Int J Sports Med. 2008;29(8):664-7pp. 
50.       Shinohara, M. y Cols. Efficacy of tourniquet ischemia for strength training with low resistance. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology. 1998;77(1-2):189-91pp. 
51.       Sumide, T. y Cols. Effect of resistance exercise training combined with relatively low vascular occlusion. J Sci Med Sport. 2009;12(1):107-12pp. 
52.       Abe, T. y Cols. Muscle, tendon, and somatotropin responses to the restriction of muscle blood flow induced by KAATSU-walk training. Equine Vet J Suppl. 2006(36):345-8pp. 
53.       Shaw, J. y Murray, D. The relationship between tourniquet pressure and underlying soft tissue pressure in the thigh. J Bone Joint Surg (Am). 1982;64:1148-52pp. 
54.       Madarame, H. Effects of low-intensity resistance exercise with blood flow restriction on coagulation system in healthy subjects. Clin Physiol Funct Imaging. 2010;30(3):210-3pp. 
55.       Goldfarb, A. y Cols. Resistance exercise effects on blood glutathione status and plasma protein carbonyls: influence of partial vascular occlusion. European Journal of Applied Physiology. 2008;104(5):813-19pp. 
56.       Nakajima, T. y Cols. Use and safety of KAATSU training: Results of a national survey. Int J Kaatsu Training Res. 2006;2:5-13pp.